Cantabria decretará cuarentenas con cuatro positivos en las aulas que tengan de 16 a 20 alumnos

Se informará a las familias si se detectan casos positivos en las clases de sus hijos, incluidos los test de antígenos en domicilio

Las cuarentenas de las aulas de Infantil y Primaria se decretarán cuando se produzcan positivos en siete días entre un porcentaje igual o superior al 20 por ciento del alumnado en los centros educativos de Cantabria, que se rigen ya por la adaptación de la ‘Guía ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos’ aprobada el pasado viernes por la Comisión de Salud Pública, que integran el Gobierno de España y las comunidades autónomas.

En concreto, se cerrará el aula con un alumno positivo en grupos con hasta cinco alumnos; dos casos en las aulas que cuenten con entre seis y diez; tres en las aulas de entre 11 y 15 alumnos; cuatro en las que tengan entre 16 y 20; y cinco en las que tengan 21 o más.

Éstas son algunas de las novedades derivadas de la adaptación de la guía sobre las que la consejera de Educación y Formación Profesional, Marina Lombó, ha informado este martes a los más de 300 coordinadores Covid de los centros educativos de Cantabria en una reunión telemática.

Como en la población general, estarán exentos de la realización de cuarentena y podrán seguir en el aula aquellos alumnos que cuenten con la pauta de vacunación completa o hayan pasado la infección en los últimos 180 días.

Además, cuando se decrete una cuarentena, Cantabria irá «un paso más allá» de lo estipulado en el acuerdo y todo el alumnado de un grupo de convivencia estable que no esté vacunado ni haya pasado la infección en los últimos 180 días será citado para la realización de una prueba diagnóstica y deberá cumplir todo el periodo de cuarentena independientemente del resultado, como se venía haciendo hasta ahora.

A excepción de las aulas de Educación Especial, tanto las de centros ordinarios como las de centros específicos, en cuyos casos un único caso positivo conllevará siempre la realización de una prueba a todos los integrantes del grupo de convivencia, aun cuando no implique cuarentena.

En virtud de la nueva estrategia, los coordinadores Covid deberán informar a las familias del alumnado de Infantil y Primaria cuando se produzca un positivo en el aula de sus hijos, así como al resto del personal del centro relacionado con la clase.

Se les indicará entonces que durante los diez días posteriores al último contacto con el caso positivo extremen las precauciones, eviten el contacto con personas vulnerables, reduzcan todo lo posible las interacciones sociales y hagan un uso constante y riguroso de la mascarilla.

COORDINADORES COVID

Lombó ha agradecido el trabajo y el compromiso de los coordinadores Covid, que «llevan siendo durante meses una pieza clave para el mantenimiento de la docencia presencial».

Así, ha reconocido especialmente «su trabajo y colaboración» en los días posteriores al 23 de diciembre, un momento con una «altísima incidencia» durante el que siguieron realizando la identificación de contactos estrechos a pesar de haber comenzado ya las vacaciones de Navidad.

Además, se ha mostrado «esperanzada» de que esta ola sea la «última» con un impacto «tan notable» en el ámbito educativo. «La situación de las aulas de Secundaria, muchísimo más normalizada gracias a la vacunación, nos permite ser optimistas», ha dicho la consejera, que ha recordado que «en pocas semanas» el alumnado menor de 12 años comenzará a recibir la segunda dosis.

‘CORREDOR EDUCATIVO’

La Consejería de Educación y la Dirección General de Salud Pública han decidido, en un encuentro celebrado ayer, lunes, que el corredor educativo seguirá en funcionamiento, y será a través de esta vía por la que se seguirán solicitando las pruebas diagnósticas cuando un alumno o personal del centro muestre síntomas durante el tiempo de estancia en el centro educativo.

Con esta vía, se persigue agilizar la solicitud y realización de pruebas en casos sospechosos en un momento en el que la Atención Primaria ha tenido que priorizar las citas urgentes y no demorables.

Los coordinadores Covid –de los centros e intermedios– llevarán, además, un registro de los positivos que se produzcan en cada aula de la región, incluidos aquellos que se detecten en pruebas de antígenos realizadas en el propio domicilio, que computarán también a la hora de decretar las cuarentenas.

Por esta razón, las familias habrán de comunicar a los centros educativos también los positivos detectados en estas pruebas.

Por otra parte, según establece la estrategia nacional adaptada a la nueva variante Ómicron, las pruebas diagnósticas por contacto estrecho –exceptuando las derivadas del cierre de aulas– solo se realizarán a las personas vulnerables.

En concreto, se harán a alumnos o personal con inmunosupresión, embarazadas y quienes están al cuidado o convivan con personas vulnerables, así como al alumnado y al personal de los centros y las aulas de Educación Especial.

En el resto de etapas las cuarentenas se establecerán como hasta ahora. Así, ante la aparición de un positivo los coordinadores Covid realizarán el rastreo.

Las cuarentenas en este caso serán «mucho menores», ya que están exentos, además de quienes hayan pasado la infección en los últimos 180 días, quienes estén vacunados con pauta completa, siendo el porcentaje de vacunación es «muy alto» a partir de los 12 años.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies